La historia de un ángel y una mujer [Historia Cristiana]

Historias Cristianas 2017-05-30 55

La historia de un ángel y una mujer, historias cristianas

A veces nos ponemos a buscar y buscar cuentos para contarle a nuestros hijos y es como si olvidáramos que la palabra de Dios está repleta de historias para reflexionar, que son maravillosas y que, contadas a tu manera, serán un lindo cuento para dormir para los niños.

En este artículo queremos traerte la historia de la anunciación del nacimiento de Jesús, pero contada de un modo que se lo podrías contar a un niño de 5 años y le encantaría.

La historia de una mujer y un ángel

Había una vez una jovencita, tendría apenas unos 14 años, se portaba muy bien pero no vivía con sus padres porque hacía tiempo se había mudado a la casa de Dios para trabajar haciendo lindas cortinas para adornar su santuario.

Esa jovencita amaba estar en la presencia de Dios y sus padres la habían enseñado a orar y le habían hablado del amor de Dios. Así sucedió que un día sus padres le dijeron que tenía que casarse con José, un joven carpintero que vivía en la ciudad, y ella, como chica obediente, aceptó casarse con él, aunque en su corazón ella sabía que nunca amaría a nadie más que a Dios.

Un día que ella se encontraba en su casa vio cómo se encendió una luz, al principio se asustó, pero escuchó una voz que le dijo: “No temas María porque has encontrado gracia ante Dios”. Estas palabras la confundieron un poco, pero inmediatamente le quitaron el miedo.

Allí estaba ella, una joven hermosa, 14 años escasos, hija de Joaquín y Ana. Allí estaba el, hermoso, eterno e inmortal, creación divina majestuosa, era un ángel, definitivamente.

Este encuentro fue muy breve, pero muy sustancioso. El mensaje que ese ángel tenía para la jovencita era la muestra más grande de amor que Dios podría darle a la humanidad entera.

“vas a concebir un hijo y lo llamarás Emmanuel” eso fue lo que el ángel vino a decirle. Iba a ser madre, ella que era apenas una niña y que no conocía aun a su prometido José. “¿pero cómo será esto?” le preguntó contrariada. “el poder del Altísimo descenderá sobre ti y te cubrirá con su sombra, por eso tu hijo será grande y con razón le llamarán hijo del Altísimo”.

La respuesta de la joven es mucho más fascinante, no dudó porque ella creía en Dios, confiaba en su palabra: “he aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra”. Aquí terminó este encuentro del ángel y la joven pero aquí comenzó también la historia de la salvación con la encarnación del hijo de Dios

Comentarios