Historia de salvación personal. [Historia Cristiana]

Frases Cristianas 2017-06-07 73

Muchas veces leemos en la biblia historias de antiguos profetas fieles a Dios, que a pesar de sus debilidades y caídas, se mantenían constantes en el servicio y obedientes a su palabra.

En nuestros tiempos también hemos descubierto testimonios increíbles de personas conversas, que se han esforzado por llevar una vida agradable a los ojos de Dios luego de que el los saco de la desesperanza y la aflicción.

Conocer a Dios también es posible a través de las historias de esas personas tocadas en lo más profundo de su ser.

¿Y tú? ¿Cuál es tu historia?

La historia personal

Tu historia de vida cristiana no inició en el momento en el que tuviste un encuentro personal con Dios sino mucho antes de eso. Desde antes de nacer, con tus padres y sus vivencias, ya el Señor actuaba sobre tu vida, esforzándose para que al nacer, no tuvieras tantos problemas y tristezas. El problema es que, por la libertad que posee el humano, nos hemos decantado en obrar de formas incorrectas, sin tomar en cuenta nuestro bienestar espiritual y los mandatos del cielo.

Es muy posible que tu vida no haya sido muy linda. Pero a pesar de eso, el Señor no te ha dejado solo y mucho menos se ha rendido en su afán de preservar tu alma, pues desde antes de nacer te había pensado y tiene un lugar preparado para ti en su reino.

¿Mirar hacia atrás es bueno?

Muchos psicólogos dicen que el pasado hay que dejarlo atrás y otros se enfocan en profundizar en él para descubrir la causa de los problemas existenciales de una persona. Los dos grupos tienen la razón. Es necesario mirar hacia atrás y analizar que capítulos de tu historia han afectado lo que eres ahora, sin embargo, no debes quedarte en el pasado. Al contrario, debes sanar las heridas abiertas, mejorar en lo que te han afectado y seguir adelante.

¿Sanar es posible?

Si quieres hacerlo solo o únicamente con ayuda de un profesional, procura que sea divertido, pues te llevará mucho tiempo. Pero Dios puede ayudarte mucho más, de modo que mientras sanes el pasado, también aprendas a cómo afrontar el presente y darle un nuevo valor y enfoque a tu vida.

Recuerda que Él te creó. Te conoce mucho más de lo que algún día llegarás a hacerlo tú. Confíate en las manos de tu artista y encuentra el significado de tu vida en sus brazos.

Comentarios